El Jack de audio no se ve en el futuro

No hace falta ser una divino para darse cuenta de que los dispositivos móviles han mejorado de una forma que posiblemente no llegaste a imaginar, incluso las aplicaciones de forma básica como llamar o tomar una fotografía, hoy en día es posible hacerlo de muchas maneras gracias a los teléfonos inteligentes.

La desaparición del puerto mini Jack (de 3.5mm en los que se podían conectar los auriculares principalmente para oír música), en algunos dispositivos del 2016, para acá ha demostrado que los teléfonos pueden ser mucho más eficientes, y no se detendrán.

La eliminación del Jack representa para las compañías que fabrican y venden teléfonos inteligentes una fuente de nuevas posibilidades en el mercado, no solo por el hecho de que los auriculares inalámbricos pueden mucho más costosos que los convencionales, sino por la eficiencia de los mismos.

Aunque el precio puede ser visto como una desventaja, puedes verlo desde otra perspectiva y tener un mejor ángulo de la situación, al no poseer este puerto, disminuyen las posibilidades que se filtren líquidos, dañando significativamente el dispositivo que podría costarte incluso mucho más.

Así pues, no hay que temer al futuro, simplemente hay que adaptarse a las nuevas tendencias como se ha venido adaptando hasta hoy, en un principio quizás le aterraba la idea de que un dispositivo tuviera la pantalla táctil, GPS o que hiciera reconocimiento dactilar, y hoy quizás no puede vivir sin eso.

El Jack de audio se resiste a desaparecer del mercado

Aunque los auriculares inalámbricos existen desde antes de que las compañías dejaran de fabricar en los dispositivos el puerto de mini Jack, no eran tan populares. Esto se debe a que muchos dispositivos como radios, mp3, computadoras, portátiles, etc., no poseían bluetooth o wifi para conectarlos.

Algunas de las Desventajas de la eliminación del Jack de audio evitan que los auriculares convencionales desaparezcan totalmente de un mercado que se niega a dejar un accesorio que se ha ganado su lugar en la era tecnológica moderna.

Además del punto ya mencionado en el que pueden llegar a ser muy costosos (ya sean que vengan incluidos o no con el dispositivo) los usuarios se muestran incomodos con el hecho de que tengan que cargarse, pues un audífono con puerto no se descarga jamás dejándote sin música a medio camino a casa.

La ausencia de cables aumenta la posibilidad de perder los auriculares, punto que no es conveniente considerando nuevamente el costo del mismo.