Franquicia, Un Modelo Perfecto de Autoempleo

En los últimos años el desempleo se ha visto incrementado y más en España, las tasas siguen siendo altas y la recuperación económica se ha hecho visible; esto no supone un cambio a aquellas personas que siguen sin trabajo, integrarse al mercado laboral es muy difícil para muchos españoles.

El emprender tu propio camino por el mercado laboral es muy complicado; los estudios demuestran que el 80% de las empresas nuevas que se crean fracasan en el primer año, esto se debe a que dicha empresa están fundadas por personas desesperadas o qué no han buscado un estudio previo.

Pero aun así hay una forma de surgir. Y ésta es por medio de la franquicia la cual es un privilegio que se le concede a la persona para liberarse de pagar ciertos impuestos, de esta manera se resulta mucho más sencillo acceder a financiación bancaria para poder iniciar el negocio.

Lo bueno es que el impacto de la franquicia en el mercado es bastante alto ya que siempre hay novación hay nuevos productos y nuevas zonas en donde se ubican y que cada año se va generando algo nuevo, una gran cantidad de ofertas dos ejemplos muy grandes son montar una lavandería autoservicio.

La Franquicia como una oportunidad fundamental

Oportunidades hay muchas y son muy buenas, el punto es que siempre es aconsejable estudiar y conocer un poco sobre lo que queremos emprender para poder llegar a la cima de la manera soñada, se precisa de conocimiento de buena gestión tanto de personal como de dinero.

La franquicia es la oportunidad perfecta para aquellos desempleados que quieran generar su propio empleo; que quieran ser su propio jefe. Quieran tener un negocio bajo el peso de su nombre y todo esto sin mucho problema de por medio, es decir con solvencia.

La franquicia está basada en la confianza entre el dueño de la marca y el que adquiere la franquicia, este primero es el del conocimiento el que se encarga de otorgar la experiencia empresarial maneja la gestión la asistencia financiera el entrenamiento los planes de ventas etcétera.

En fin comprar una franquicia reduce el riesgo de inversión permitiendo que te asocias con una compañía ya establecida está el inicio puede ser costoso pero también te absuelta de muchas más labores que pueden suponer un peso muy importante hacia tu capacidad monetaria.