Los anillos del motor

Los anillos del pistón suelen ser 3 aros que se encuentran en el émbolo del pistón, dos de ellos son de compresión y el último es para el aceite. Están hechos de molibdeno y una aleación de hierro y se encargan de reducir al mínimo las fugas de los cilindros en funcionamiento y controlar el aceite. Sin embargo, sus tareas más críticas para mantener el buen funcionamiento del motor son:

  • Mantener sellados los cilindros y controlar la cantidad de lubricante entre sus paredes y los anillos.
  • Evitar el roce entre los pistones y cilindros asegurando la distancia entre sí.

Importancia de los anillos

Al momento de detectar si existen fallas que puedan haber sido causadas por daño o desgaste de estos anillos, es importante primero conocer bien la ocupación de ellos; de tal forma que pueda inferir si alguna parte de ese proceso fue o no el causante del mal funcionamiento. A continuación, se explica de manera detallada:

Sellar el cilindro: esta es su función principal, dado que se encargan de controlar la presión dentro de la cámara, con eso aseguran que la combustión de la mezcla entre aire y combustible se cumpla dentro del tiempo de expansión de manera correcta.

Mantener la distancia entre el pistón y el cilindro: el gas producido en la cámara de combustión ayuda a impulsar parte del deslazamiento del pistón, ello junto con la fuerza emitida por el cigüeñal genera demasiada tensión entre los anillos y el pistón. Es precisamente gracias a dichos anillos que la tensión no permite el contacto entre el pistón y el cilindro.

Controlar el lubricante: aunque la falta de lubricación del cilindro sea mínima, el desgaste prematuro será inminente, con ello se generan residuos sólidos que dañan las cavidades en las cuales se introducen los pistones. Estos últimos rayarían las paredes del cilindro del motor ocasionando un funcionamiento erróneo; por suerte, los anillos hacen una capa de aceite para que el punto de contacto entre el pistón y el cilindro no sea agresivo.

Daños por mal funcionamiento

Las condiciones térmicas para la que los anillos están diseñados son muy altas; no obstante, un pequeño error durante su montaje puede causar graves problemas, como rayar e incluso fragmentar los pistones. Por su parte, los anillos podrían pegarse en las ranuras del pistón y estas, en el peor de los casos, se debilitan o se rompen.

Por eso no deje el mantenimiento para cuando se le presente la urgencia, si se realiza dentro del tiempo establecido se ahorrará muchos problemas. Entrando al sitio piezasdesegundamano solo necesitará completar la solicitud con la información del repuesto requerido para que le contacten.