Cuando cambiar las pastillas de freno

El sistema de frenado juega un papel clave a la hora de conducir, porque además de ahorrarte dinero también puede salvar tu vida ante un accidente. En todo caso, si necesitas un motor desguace a un buen precio, te recomiendo que visites Motores DYG, porque encontrarás siempre las mejores opciones del mercado.

Sin embargo, muchos conductores no saben cuándo es el mejor momento para hacer el cambio de las pastillas de freno. Por este motivo, hoy te invito a que sigas leyendo atentamente este post, puesto que aquí encontrarás algunos consejos que resultarán prácticos para detectar desgaste en las mismas.

¿Cuándo se deben cambiar las pastillas de freno?

Es importante revisar los frenos de forma periódica para asegurarse de que estén en buen estado. Pero, algunas señales pueden indicar que tus frenos requieren un cambio como son:

Ruido chirriante

Un pequeño chirrido que provenga de los frenos puede llegar a ser normal, dependiendo de los materiales de las pastillas y del clima. Pero, si se escucha un fuerte chirrido, esto indicará que las pastillas necesitan ser sustituidas de inmediato porque pueden tener graves averías.

Luz de advertencia

Algunos coches cuentan con una luz de advertencia en el tablero que te indicará cuando los frenos requieren de atención. La mayoría de estos sensores que indican el estado de las pastillas tienen la misma vida útil que las pastillas de freno, por lo que siempre se deben reemplazar de forma conjunta.

Verificación visual

Debes observar las pastillas de freno para ver el estado de la goma de las mismas y así sabrás si están demasiado desgastadas. Normalmente las pastillas de freno se deben estar revisando cada 20.000 kilómetros. Pero, también puedes estar comprobándolas de forma regular y si se ven de menos de 3mm de grosor será el momento de hacer el reemplazo de las mismas.

Vibraciones

Cuando frenas el vehículo no tiene por qué tener ningún tipo de vibración, en caso de que se llegue a producir, esto es una señal de que los discos tienen un desgaste anormal. Esto puede deberse a daños térmicos por el uso intenso del sistema de frenos, y lo mejor es reemplazar las piezas que sean necesarias.

Ten en cuenta que otro indicador de que algo anda mal en tu vehículo puede ser que el coche se desplaza hacia un lado mientras que conduces. En cualquiera de los casos, lo mejor es llevar el coche al taller para una revisión completa del sistema de frenos.